nota

Con apoyo del público, avanzan nuestros embajadores Chardy y Simon

En la larga travesía que son los Grand Slams, las rondas iniciales suelen estar cargadas de esa adrenalina especial por ver cómo se desenredará el nudo que resulta un torneo así. Roland Garros ha sido, quizá, el más previsible de los cuatro grandes en el último tiempo y los jugadores con aspiraciones de llegar lejos intentan ahuyentar rápidamente cualquier posibilidad de sorpresa en los primeros partidos. En ese contexto, para los jugadores franceses el sentimiento y las presiones se potencian de sobremanera y, en la jornada de miércoles, nuestros embajadores Jeremy Chardy y Gilles Simon lograron avanzar a la tercera ronda mostrando buenos rendimientos y, sobre todo, carácter para sobreponerse a los vaivenes lógicos durante un partido.

El partido entre Simon y Guido Pella resultó el más destacado del día y ya lleva el rotulo, al menos transitorio, de uno de los mejores del torneo. Sucede que el francés necesitó cuatro horas y treinta y dos minutos para despedir al argentino en cinco sets. “Estoy muerto. Habré jugado treinta partidos en cinco sets en mi carrera, éste está seguro en los cinco primeros en términos de fatiga. Comencé triste por estar en Roland Garros y que no me salgan las cosas justo aquí, donde quiero jugar bien”, afirmó el León post victoria. Por su parte, Chardy venció sin problemas a Adam Pavlasek y se medirá ante el campeón defensor Stan Wawrinka.

En la quinta jornada volverán a salir al ruedo nuestros embajadores Novak Djokovic, David Ferrer y David Goffin, para acompañar en la tercera ronda a Charly y Simon. No obstante, no son buenas noticias para lo que sigue: pronostican lluvias durante los próximos siete días en Bois de Boulogne. Como faltan todavía un par de años para la instalación de los techos en los estadios (hay un proyecto de expansión del predio), no deberá sorprender si continúan jornadas ajetreadas por cuestiones climáticas y toparse con el cartelito de rain delay en la tele quizá sea una constante.

Firme comienzo de los embajadores

Primera marcha, pie en el acelerador y cantidad de drives y reveses para comenzar a acelerar en París. Así, la primera ronda de Roland Garros tuvo un balance altamente positivo para los Leones, con Novak Djokovic como punta de lanza hacia el único título de Grand Slam que le falta y el resto de los embajadores también avanzando a segunda ronda: David Ferrer, David Goffin, Nicolás Almagro, Jeremy Chardy (ante Leonardo Mayer, el único León que quedó en el camino), Benoit Paire y Pablo Carreño Busta, entre otros.

El número 1 del mundo (alcanzó este lunes las 200 semanas en ese lugar de privilegio) superó sin mayores inconvenientes a Yen-Hsun Lu de China Taipéi por 6-4 6-1 y 6-1. Finalista en tres oportunidades, el serbio suele sentirse a gusto en el polvo de ladrillo y completó un récord de 12-0 en estrenos de Roland Garros. Una de las sorpresas (no tanto, en realidad) fue el triunfo de Nicolás Almagro ante el alemán Philipp Kohlschreiber, 24º preclasificado, para confirmar que su nivel crece de sobremanera en canchas lentas y estirar su presente en ascenso luego del título en Estoril. Por su parte, el belga Goffin y los locales Charly y Paire lograron dejar atrás rivales de cuidado y también se sumaron a la segunda instancia del Abierto de Francia, un evento copado por nuestros embajadores, todos con la aspiración común de seguir avanzando y rugiendo.