En la Ciudad de Buenos aires exceder la velocidad máxima puede ser sancionado con hasta $ 38.600; por estacionar en lugares indebidos se pagará $ 965, lo mismo que en caso de circular sin la verificación técnica.

Cometer infracciones de tránsito en la Capital Federal cuesta un 25% más desde el 2 de Agosto, ya que comenzaron a regir los aumentos derivados de la suba de las “unidades fijas”, las medidas que funcionan como criterio para establecer el valor de cada infracción.

El exceso de velocidad se castiga, de acuerdo a su magnitud, con el pago de una multa que variará entre los $ 1447 y los $ 38.600, este último monto si el velocímetro pasa los 140 km/h.

Si el vehículo no cuenta con el grabado de autopartes, la infracción representa el desembolso de $ 1447, el mismo valor con que comienza el castigo por exceso de velocidad.

Estacionar en lugares indebidos y circular sin la Verificación Técnica Vehicular en regla tiene la misma multa: $ 956. El mal estacionamiento se agrava en caso de que se obstruya paradas de colectivos, ciclovías, o rampas para discapacitados, casos para los que habrá que pagar $ 1.930.

Los aumentos en los montos de las infracciones de tránsito se deben a que la Unidad Fija (UF), que desde 2013 se calcula de acuerdo al valor del medio litro de nafta premium comercializado en la YPF del Automóvil Club Argentino, pasó a costar $ 9,65 (estaba en $ 7,70). En tres años, los aumentos en las multas acumulan un 581,32%.

La multa por cruzar un semáforo con la luz roja oscila entre $ 2895 y $ 14.475.

Con un pago de $ 965 se castigan infracciones como circular en moto sin casco, no utilizar el cinturón de seguridad, no dejar paso a los peatones en las esquinas, y conducir mientras se utiliza el teléfono celular. Por circular sin registro, o con vidrios polarizados, el castigo es de $ 482,50.

Utilizar algún mecanismo para esquivar las fotomultas también será más caro. Por ejemplo, tapar la patente del vehículo puede significar un duro golpe al bolsillo: pagar la boleta cuesta $ 9650.

Para cualquier caso, sigue rigiendo la alternativa del pago voluntario (implica admitir que la infracción fue cometida y desistir de discutir la certeza de la multa ante un controlador de faltas), con un descuento del 50%. El beneficio aliviará un poco los altos valores previstos para castigar a quienes se niegan a someterse a un control de alcoholemia, violan semáforos en rojo, cruzan las vías del ferrocarril con la barrera baja o tapan la patente del vehículo para evitar las fotomultas.

multa